EL EFECTO POTEMKÍN

Edu Navarro.

Foto: Edu Navarro

J. M. Dorado

Cuenta la historia que el poderosísimo valido Potemkín, ministro y amante de la zarina Catalina II La Grande, solía montar demostraciones de su programa de modernización por toda Rusia. En realidad, el país seguía muy atrasado y el ministro ciertamente dedicaba la mayor parte del presupuesto a llevar una vida de lujo ocioso.


No obstante, cuando la zarina visitaba algún poblado, hacía levantar con antelación una ciudad de decorado. Bonitos edificios de atrezzo a uno y otro lado del camino por donde pasaría su alteza imperial Catalina y una población atractiva y entusiasta, traida de los teatros de la capital, para sustituir a los lamentables lugareños. Una vez concluida la imperial visita, los actores se iban a otro escenario mientras se desmontaba el decorado de opereta hasta la próxima función.

Así me he sentido cuando he visto que en los laterales de la calzada, entre la Estación de Delicias y el Telesilla de Aramón, unos obreros iban depositando unos rollos de moqueta que al extenderse resultaban ser césped artificial. Tan artificial como el resto de los alardes con que se disfraza la Expo de Zaragoza. El Emperador del Ebro está desnudo.

Anuncios

Una respuesta to “EL EFECTO POTEMKÍN”

  1. xxx Says:

    Hola, y perdon por el anonimato. Adhiero en un 100% lo que dice JM Dorado. He trabajado durante un mes y lo unico que he visto son fachadas de una estética increible en casi todos los pabellones…hermoso.

    Lo que resulta penoso es la falta total de contenido. Si a mi me da bronca que las cosas sean asi, no quiero imaginarme a la gente que pago e incluso vino desde lejos a la expo. Creo q si tengo que recorrer 50 km y pagar 35 euros una entrada para ver pabellones llenos de fotografias, presentaciones aburridas y un video promocional de un país que ha venido a vender sus artesanías con la excusa del agua…me corto las venas.

    Esto sin mencionar que la comida es carísima, las medidas de seguridad son un chiste, la oficina de acreditaciones funciona peor que la administracion de un país tercermundista como el mío y el personal de informacion no sabe ni donde quedan los aseos.

    Yo solo espero que esto no sea en vano, y que todos nosotros y sobre todo los habitantes de Zaragoza tengamos de donde aprender para evitar este tipo de atropello a la economia, la cultura, la sociedad y el medio ambiente en el futuro. Porque este desarrollo sostenible es para sostener a los desvergonzados de siempre, con nuestros recursos y nuestra impotencia para mandarlos a freír churros (frase muy común en mi país).

    Por mi parte, pienso que el trabajo que he desempeñado en la expo no se aplica a las barbaridades que he visto (por suerte!), y eso es lo unico que me lleva a poder contarle a la gente que estuve trabajando ahi… de otro modo, me daría muchísima vergüenza.

    Les recomiendo no ir, y si llegan a ir, llevense de comer y de beber, a menos que tengan bastante dinero. Y si estan pensando ir con sus portátiles, sepan que no hay wi-fi en ningun lugar de la expo… ni siquiera para los trabajadores.

    Adios y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: