DEBATES PEREGRINOS EN EL FARO

Inés Giménez / Diagonal Aragón

I. La entrada

A partir de ciertas dosis de publicidad, se adormece la materia gris. Llegan los conciertos, las rebajas, las notas de prensa, los actos oficiales… y todo se desvanece. En la Expo se trabaja desde por la mañana hasta el anochecer. A las nueve de la mañana ya montaban en el autobús cuatro aguerridos turistas, bronceados y en camiseta de tirantes, y seguramente residentes en casa de algún familiar para no pagar los 270 euros de alquiler que algunos propietarios de inmuebles vacíos se embolsan por una noche en su piso.

Mientras tanto, un chico con estudios de licenciatura, idiomas, excelente forma física, buena apariencia y trato amable (requisitos para poder conducir un “carro-remolque”) pedalea con una pareja detrás, retrato en silicona de las prácticas coloniales de Singapore.

Los jardines externos son bonitos, y si sobreviven al verano servirán para justificar la Expo. Lástima que los rieguen a las dos del mediodía cuando el sol cenital socarra las plantas. También hay buenos conciertos, y eso que son todos a la vez: los bulímicos de sensaciones pueden pasarlo ciertamente fatal. La gente parece divertirse, y uno se pregunta cuántas razones existen para poner en tela de juicio la música o la comida…

II. Los debates del Faro

Me dirijo al pabellón Faro, el de las iniciativas ciudadanas. Mientras fotografío a los intérpretes para un reportaje de encargo, escucho los debates. Hablan, por supuesto, de agua: “Usos y abusos”. Toma el micrófono un miembro de la OCU, Organización de Consumidores y Usuarios. Se presenta con una alegre conmiseración: “Voy a defender al sector servicios, a los malos, je, je”. La gente apenas reacciona. Esto se pone interesante.

Con dos gráficos que recuerdan a los debates electorales de abril entre Zapatero y Rajoy (barras y quesitos de colores con porcentajes de procedencia ignota) el ponente relata cómo ni campos de golf, ni estaciones de esquí, ni áreas residenciales, gastan “tanta agua”, sino “tan solo” un pequeño porcentaje con respecto a la agricultura. El hombre habla de playa, supongo que viene de levante, zona de riego y agricultura intensiva. La gente escucha sin aparente escándalo o actitud crítica, toda una actitud de respeto liberal a este defensor de la sostenibilidad del golf. Al ponente se le está olvidando sacar un gráfico sobre el número de usuarios de campos de golf, porcentaje que ayudaría quizás a comprender por qué estas zonas de recreo rasuradas son un emblema del deporte y paisaje suntuario como en los años veinte comenzaron a serlo los grandes coches. El título del debate continúa siendo, recuerdo, usos y abusos del agua.

Similar al que se suponía encabezaba el cartel sobre el papel de la UE en el uso sostenible del agua, celebrado el viernes 11 de julio en el Centro Pignatelli de la DGA. Allí, un miembro del Comité de Organizaciones Agrarias planteó a la comisaria europea de Agricultura y Desarrollo Rural la necesidad de subvenciones o ayudas para los agricultores en momentos de crisis, e increpó con respecto a la transferencia de estas ayudas primer al segundo sector en la reforma de la PAC, Política Agraria Común. La animadversión recorrió la sala. “¿Qué es eso de anclarse en el pasado? La modernización europea prima”. Recuerdo que en las clases de Historia enseñan que desde que en el siglo XIX se implantó el liberalismo en la burguesía, las regiones, los sectores y los grupos de poder han sido proteccionistas o librecambistas según les convenía.

Esta vez, al librecambismo agudo de las decisiones europeas en agricultura se sumaban las miradas reprobatorias de los ejecutivos que asistían al congreso, que entre la lástima y la reprobación decían algo así como: “¿Protección estatal? Comunista, anticuado, que ya cayó el telón de acero…”. Acto seguido, en la sala de las Luchas del Agua, otro miembro del público habló: “La tecnología y la genética son la respuesta, pero todavía hay muchos miedos, solo la producción de alimentos transgénicos adaptados al cambio climático puede funcionar”.

¿Funcionar? Funcionar para “el progreso” o la supervivencia de los más aptos… ¿Algo más decimonónico spenceriano que estos conceptos? ¿Por qué va esta gente como si hubiese descubierto un mundo nuevo? La revolución epistemológica que camufla jefe en gestión, objetivo lucrativo en solución… hace mella en estos espacios, impregnados de una ideología, o muy ingenua e indiferente, o instrumentalista en proceso de readaptación y legitimación de los grupos de poder.

Tras este bucle, regresemos un momento a la fuerza de algunos argumentos esgrimidos en esta visita fugaz al pabellón del Faro: “No es que el turismo gaste mucha agua -continuaba el hombre de la OCU gráfico en mano- todo depende de la cantidad de turistas que vengan”. Afirmación rotunda, con breve pausa posterior para que el impacto de la revelación sea mayor. Lo asombroso es que, ante tautologías similares nadie viniese a decir “disuélvanse, por favor disuélvanse” y ni siquiera nadie tomase la iniciativa de bostezar o abandonar la sala. Tal es la fuerza del powerpoint, y de los bolígrafos láser que sirven para señalar los puntos clave de la exposición. Eso sí, las barreras idiomáticas caen con los traductores.

Anuncios

Una respuesta to “DEBATES PEREGRINOS EN EL FARO”

  1. desidias Says:

    Excelente contra crónica. Muy sugerente, en concreto, este párrafo:

    [La revolución epistemológica que camufla jefe en gestión, objetivo lucrativo en solución… hace mella en estos espacios, impregnados de una ideología, o muy ingenua e indiferente, o instrumentalista en proceso de readaptación y legitimación de los grupos de poder.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: