DE ILUSIÓN TAMPOCO SE VIVE

CIUDADANÍA: ILUSIÓN, CONSENSO Y CONTROL SOCIAL, INGREDIENTES PARA UN MACROEVENTO
David Vila / Redacción Aragón

Publicado en el especial Expo Zaragoza 2008 – Nº 3 de Diagonal Aragón, la edición local de Diagonal – marzo 2008

Edu Navarro/Concentración Ordenanza Inc�vica

JUGÁNDOSE UNAS MULTAS. 10 de febrero, concentración cívica contra la ordenanza “incívica”. / Foto: Edu Navarro

La Expo reedita, presupuestos aparte, la estructura de macroeventos anteriores. Desde su adjudicación en 2004, la excepcionalidad distorsiona la vida zaragozana.

“Tengan en cuenta que sólo hay una Expo cada cien años, no es que se lo pidan todos los días”, decía Fernando Gimeno, primer teniente de alcalde, respecto a las vacaciones de verano de 2008 para los trabajadores de TUZSA. Se refugiaba en el recurso de todas las excepcionalidades en que lleva instalada Zaragoza desde la adjudicación del evento. Una condición para la realización de la muestra, y a la vez parte de su funcionalidad, era esa capacidad para aglutinar en torno a sí un alto grado de consenso. Para ello, a la apropiación de las movilizaciones contra el PHN se unía la insistencia en conceptos amables sin comprometer un contenido definido : crecimiento, civismo, riqueza, innovación, inversiones que serían una locura dejar escapar y urgencia de necesidades hasta entonces desconocidas.

En un contexto como en el que se presentó el evento, no como un proyecto de entidades inversoras o de un equipo de gobierno (PSOE-CHA primero, PSOE-PAR después), sino como el proyecto de una ciudad (“la Zaragoza del millón de habitantes”, “la Expo somos todos”), las posiciones escépticas se vieron excluidas del planteamiento eficaz de sus dudas y discrepancias. Por otro lado, las conferencias y seminarios científicos, el pabellón Faro de iniciativas ciudadanas y el Observatorio Medioambiental sirvieron al principio de coartada frente a las críticas sobre los efectos de estos macroeventos, basadas en experiencias anteriores.

Sin embargo, en los últimos meses ese consenso excepcional ha dado signos de desgaste. El Observatorio Medioambiental se disolvió tras un primer y único informe, en diciembre de 2006, muy duro con la actuación de Expoagua al constatar que las trabas impuestas por la propia organización impedían cumplir su programa. Los presupuestos municipales para 2008, que reflejan parte del impacto que la financiación del evento tiene sobre la situación económica y las necesidades de la ciudad, sólo pudieron ser aprobados, con retraso y muchas dificultades, con las abstenciones de IU y PP y lastrados por la oposición de CHA.

Participación ciudadana

La ciudadanía ha sido continuamente emplazada a colaborar con el evento de forma directa a través del voluntariado o del empleo temporal durante la muestra y en muchos sectores de actividad, adaptando sus condiciones laborales. De forma puntual, escenificando el apoyo en pregones o carnavales ; y de forma constante mediante su adscripción acrítica a cierta ilusión colectiva o sentimiento de pertenencia. La organización, por su parte, anunció un “ambicioso” plan de presupuestos con participación ciudadana para la Expo, y los medios destacaron el convenio que había suscrito con la Federación de Barrios. A finales de 2007, la propia Federación denunció, sin encontrar el mismo eco, que todos los organismos previstos en el Reglamento de Participación Ciudadana permanecen “congelados”. Además, las iniciativas que han tratado de desbordar la artificialidad del consenso han sido tachadas de minoritarias y peligrosas para la marcha del proyecto y, por tanto, para toda la ciudad. Sus intervenciones en actos públicos han sido recibidas con sanciones económicas, impedidas ejecutivamente o desatendidas por los medios.

Control social

La principal novedad normativa es la propuesta de aprobación de una “ordenanza cívica” (imitando el modelo barcelonés) ligada al inicio de la muestra, pero con vocación de permanencia. Más allá de cierta función recaudatoria (multas de hasta 750 euros por infracciones leves y de hasta 1.500 por graves), la ordenanza propone penalizar conductas que entiende empañan el brillo del centro de la ciudad, “escaparate turístico” y zona de tránsito y consumo para sus habitantes. La medida se refiere en su preámbulo a una Zaragoza “amable, tranquila y básicamente apacible” y apela al “carácter y talante cívicos de sus habitantes”, pero instaura una gestión sancionadora de supuestos problemas de convivencia que ninguna entidad social ha denunciado. La ordenanza restringiría tanto derechos de participación política (carteles, pegatinas, octavillas, pancartas, obligación de constituir fianza para celebrar manifestaciones), como de usos habituales en la calle (comer, beber, jugar, usar parques y jardines, tender ropa, tocar música).

En justicia penal, el nuevo juzgado de guardia o la creación de unidades de modalidad ‘antidisturbios’, tanto en la policía local (UAPO) como en la nacional (UIP), se inscriben en un modo de gestión de las infracciones comunes supeditada a las necesidades del evento. Todo ello enmarcado en una tendencia de aumento de efectivos de policía pública, privada y militar, que se disparará durante la muestra.

Medios e información patrocinada

Salvo La Vanguardia y La Razón, el resto de medios españoles y aragoneses son medios patrocinadores de la muestra. El patrocinio de estos eventos, aparte del impulso a la imagen corporativa, se incentiva con beneficios fiscales. Con ello, la muestra se asegura el apoyo de unos medios cuyos intereses concurren con los propios y un seguimiento especial, sea con información diaria o con publirreportajes, con lo que evita gran parte del gasto en publicidad. Todo esto sin considerar la composición societaria de estos medios, participados por capitales que, como patrocinadores o beneficiarios, están vinculados a la muestra. Estas condiciones resaltan la faceta más empresarial de los grupos de comunicación, lo que ha impedido que atendieran con imparcialidad sus funciones informativas y dar espacio accesible para la formación de una opinión pública libre.

Fluvi : diviértete participando

Anunciado el diseño de la mascota, se abrió la vía para la participación ciudadana en el evento : la elección de su nombre a través de SMS. En principio ganó Chisla (“gota” en aragonés). Sin embargo, un jurado próximo a Expoagua, insatisfecho con la elección, inició una segunda ronda de votaciones sobre una selección de ocho nombres, desechando alguno de los mejor colocados e incluyendo otros como Fluvi, Aqa o Z@qua, sin apenas apoyo. Durante la segunda fase, el nombre de Gotika lideraba el proceso con el doble de votos que Fluvi. Sin embargo, en apenas cinco días Fluvi remontó y la organización se apresuró a proclamarlo ganador, asegurando que era un nombre “más apropiado”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: