ROQUE GISTAU, GENIO Y FIGURA

EL PERSONAJE: ROQUE GISTAU, PRESIDENTE DE EXPO ZARAGOZA 2008
Artículo publicado en el nº 0 de Diagonal Aragón (invierno 2006/2007)

Roque Gistau

Roque Gistau / Texto y foto: Diagonal Aragón

Conozcamos un poco mejor el curriculum vitae de Don Roque…

Antes de incorporarse a sus actuales funciones, el Sr. Gistau se embarcó en la emocionante tarea de privatizar el agua en Chile, asumiendo el cargo de presidente de Aguas Andinas, consorcio franco-español conformado por Aguas de Barcelona (Agbar) y Suez Lyonnaisse des Eaux. Dicho consorcio se constituyó bajo el trato preferente del entonces presidente chileno, Eduardo Frei. Para asegurar la jugada, Endesa-España y Agbar se aliaron, contraviniendo las normas sobre libre competencia de las leyes chilenas. Estas irregularidades no impidieron que, para 1999, Aguas Andinas adquiriera el 51,2 por ciento de la empresa pública Emos (Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias).

Una vez privatizados los servicios, se estableció un incremento global de las tarifas de al menos el 19 por ciento (posteriormente Aguas Andinas ha subido la tarifa en dos oportunidades). Comenzaron los despidos masivos de trabajadores sindicados y la precarización laboral vía contratos con empresas de trabajo temporal. Y como colofón, a los 45 días de la inauguración, la planta de tratamiento de aguas residuales falló, provocando enfermedades a los habitantes de los alrededores.

Enhorabuena Sr. Gistau. No dudamos que su experiencia profesional y personal le servirán de guía para mostrarnos de qué va esto de la Expo: cómo privatizar el agua para conseguir un desarrollo sostenible… eso sí, el de usted y sus colegas de negocio.

Anuncios

6 comentarios to “ROQUE GISTAU, GENIO Y FIGURA”

  1. laexpodesdeabajo Says:

    05/05/2008
    Roque Gistau: ‘El principal desafío de este mundo no es el agua, sino el reparto de la renta’
    Camino del despacho de Roque Gistau, presidente de Expo Zaragoza 2008, me cruzo en el pasillo con el profesor italiano Riccardo Petrella, uno de los mayores expertos del momento en temas de agua y asesor de la Unión Europea. Intercambio con Gistau algunas pinceladas sobre este enfant terrible que postula un Consenso Azul entre los países; que cree que hay que racionalizar los consumos y considera el agua como un asunto de seguridad nacional. Petrella formará parte del panel de expertos que participará en esta exposición universal dedicada al agua y al desarrollo sostenible.

    A pocos días para que abra sus puertas, el despacho del presidente de la Expo es una atalaya desde donde se observa el incesante movimiento del recinto en obras. Sólo por lo que ha conseguido de la nada, en apenas dos años, a Gistau habría que condecorarle. Antes del encuentro he rumiado el enfoque de la entrevista, una más de las cientos concedidas por Gistau, al quien percibo de entrada como una estrella de Hollywood que va promocionando su película. Directo y campechano, Gistau exhibe una personalidad expansiva y arrolladora que contagia energía. A sus 64 años, este ingeniero ha alcanzado el clímax profesional. Se declara bastante crítico «con los que sólo predican pero no dan trigo. Es un problema de este país». Es un experto en asuntos de agua, y cuando se refiere a la sostenibilidad, apunta que «la primera especie que hay que preservar en el planeta es la del homo sapiens».

    Rompe el hielo reivindicando a los grandes amigos que tiene en Murcia y su conocimiento de la cuenca del Segura, ya que en los años 70 trabajó como contratista en las obras del Postrasvase Tajo-Segura, y en particular en la construcción del túnel de La Matanza y del embalse de La Pedrera, vital para la regulación de las aguas que llegan de la cabecera del Tajo. Le suelto una maldad: «Conocida su experiencia, podría haber seguido con el Trasvase del Ebro…» No encaja bien la observación. Mientras afilaba mis notas, Gistau tenía claro que un periodista llegado de Murcia tenía que soltarle la pregunta sobre los trasvases. Y desde luego, estaba preparado. A la primera oportunidad, marca el terreno de juego.

    PREGUNTA.- Supongo que estará cansado de que le pregunten lo mismo cada día. Está a la vista que trabajan a uña de caballo.
    RESPUESTA.- ¿Que si vamos a terminar a tiempo..? Sin duda que vamos al máximo. Éste es un proyecto endemoniado. A Zaragoza le adjudicaron esta exposición en diciembre del 2004. No estaba hecho ni un solo proyecto. Aquí no había nada.

    P.- Habrá que tener mucha sangre fría para venir a este despacho a diario, asomarse y ver cómo va.
    R.- Hay que tener mucha osadía. Esto es una machada. He hecho en esta vida muchas cosas, pero nunca un proyecto tan complicado como éste. Una cosa es la obra, pero luego está el proceso de llenarla y meter a los países, a las Comunidades Autónomas, a los ideólogos y a mucha otra gente.

    P.- En el recorrido he observado que los pabellones de los países van un tanto retrasados.
    R.- Sí que van justitos. Algunos han estado tocando el violón alguna temporadita, ¿vale? Nosotros acabamos la caja en noviembre, y ellos podían haber empezado en diciembre, y no a finales de febrero.

    P.- ¿La polémica por el trasvase del Ebro a Barcelona le dará a la Expo un plus de interés?
    R.- Creo que ninguno. Si no conseguimos centrar las cosas en su término vamos fatal. Fatal. Primera cosa: Ésta es una exposición internacional y es un foro de acogida de los participantes. Para tener la cosas bien claritas… Es un foro donde nosotros actuamos de caseros, de recepcionistas de los que nos vienen a ver. Por tanto, aquí cada uno en su casa dirá lo que quiera dentro de la buena educación y las buenas maneras. ¿Vale? Aquí no hay censura previa de nadie. Ni esto es un foro del Gobierno, ni es un órgano político, ni de la ONU, ni de la NATO. Esto es un lugar de encuentro en el que se van a tratar temas que tienen que ver con la sostenibilidad y con el agua. Por tanto, nosotros no tenemos nada que ver ni con el trasvase a Barcelona ni la política española.

    P.- Hablaba desde el punto de vista mediático. Quizás lo puede hacer más interesante.
    R.- Los periodistas siempre podéis decir lo que os parezca, ¿no?

    P.- No…
    R.- La Expo no tiene ninguna directriz política en absoluto. Eso que quede claro. Es un lugar de acogida. Ésa es la palabra.

    P.- Pero el hecho de estar en Zaragoza siempre cala un poco.
    R.- Le calará a alguien. A mí no me cala en absoluto. Los señores de Zaragoza, pues que hablen en el Parlamento español, ¿no?

    P.- Desde el Sureste se tiene quizás la percepción de que la importancia de la Expo no ha llegado del todo desde el punto de la vista de la comunicación y de la promoción.
    R.- No lo sé. A nivel español creo que la comunicación está resuelta. Al menos eso es lo que dicen las encuestas. Si se entra al detalle de que esta Expo está dedicada al agua y a la sostenibilidad, puede que ese nivel de conocimiento sea más escaso. El grado de información que hay fuera de España es comparativamente mucho menor. Pero también es verdad que en todas las exposiciones de este nivel, desde la primera hasta la de hoy, el grado de participación extranjera es pequeña. En la Expo de Sevilla, que fue importante y larga, hubo un 20% de extranjeros. Y una buena parte eran portugueses. En Japón, el número de extranjeros llegaba al 10%. Allí no veíamos más que asiáticos. Nosotros esperamos mantener esa cifra del 15 al 20% de participación extranjera. En una buena parte, de gente que esté de veraneo en la costa y que vengan hasta aquí.

    P.- Pasando al terreno de las ideas, ¿cuál será el panel de expertos?
    R.- Esto es la reverza. Ésta es una Expo temática de verdad. La Tribuna del Agua va ser un instrumento potentísimo para exponer y debatir propuestas y soluciones. Siempre digo que hay que vender soluciones y no miserias. Queremos que cada país o Comunidad Autónoma nos cuente cómo le va la feria en temas de agua. Qué problemas tiene de verdad y qué soluciones prevé de cara al futuro. Como foro de acogida y de ideas, va a desfilar lo más notable del mundo. Más de 400 ó 500 expertos. La Tribuna es un perchero del que vamos colgando las semanas temáticas sobre la sostenibilidad y el agua. Soy un experto en temas de agua. El agua es un elemento poliédrico. Tiene muchas caras. Igual que es un elemento importante para la vida, lo es para la producción de alimentos, para la energía, para el propio medio ambiente, para la sostenibilidad, para la salud. Tocamos todos los aspectos de este poliedro. Una semana hablaremos del agua para regadío, para producir alimentos. Otra, sobre los ecosistemas fluviales, o la desalinización… La Tribuna no es un foro de países, sino de temas y personas. Hay países que no tienen presencia en la Expo, pero sí envían expertos, como Israel o Estados Unidos. Habrá también otro elemento, como el ágora, más accesible a la gente. Contaremos asimismo con publicaciones y con la participación de personas como Gorbachov o Petrella. También hemos tenido que abrir un foro para algunos dirigentes políticos y ministros.

    P.- ¿En qué orden situaría los grandes retos del momento? ¿Agua, alimentos, energía?
    R.- Voy a ser un poco bestia, como suelo ser. Estoy a punto de jubilarme, me pueden fusilar y no me puede pasar nada. Creo que lo menos sostenible de este mundo es el reparto de la renta ¿vale? Mientras tengamos mil millones de tíos que ganan menos de un dólar al día el problema está ahí. Son los mismos que no tienen agua, ni salud, ni comida ni nada. Por lo tanto, el reparto de la renta es lo más insostenible. A eso no sé cómo se le mete mano. El drama de este mundo es que nos gastamos miles de millones en hacer la Guerra de las Galaxias y no sé qué más, y sin embargo tenemos a mil doscientos millones de personas que tienen menos de un dólar al día. Que son 5.000 pelas al mes y 60.000 al año. Eso es lo que nos cuesta a veces una simple comida hoy en día. Hablo del mundo, no de España. Con ese modelo de sociedad, ¿usted qué me está contando del agua! El problema es que aquí nadie aborda este asunto. Éste es, pues, el primer desafío, el reparto de la renta. El segundo es la energía, que es un problema mucho más bestia que el agua.

    P.- Veo que su orden lo tiene claro.
    R.- Por lo menos el agua tiene dos condiciones favorables. La primera es que es renovable. Cada año llueve lo mismo. Aunque como suelo decir, llueve en sitios distintos y distantes de donde se produce la demanda. No te llueve encima. Te llueve a hacer puñetas. Pero la energía, sobre todo la fósil, no es renovable. Y por tanto, tenemos un problema gordísimo. Porque si tuviéramos energía barata y la aplicamos a un almacén como es el mar… Pero para producir un metro cúbico con agua de mar hacen falta tres kilovatios, aparte de las membranas y demás. Luego hay que transportarla porque la produces a cota cero. Hay que empujarla para que suba. Con todo esto, al final te das cuenta que es un dislate. Por lo tanto, mi opinión personal, no la de la Expo, es que el primer problema es la renta, y el segundo la energía. Después el agua, aunque esta última es más vital que la energía. Como dice Petrella, se puede vivir sin petróleo. El mundo no descubrió el petróleo hasta hace 200 años.

    P.- ¿Como ingeniero de caminos, canales y puertos, cree que hay que regular más los ríos, o por el contrario hay que desregularlos?
    R.- No tengo ninguna duda. Como ingeniero creo que hay que regular más. Por una razón: Estamos perdiendo la regulación natural en el mundo. No hablo específicamente de España. Todo lo que era la regulación natural, como la nieve y el hielo que se acumulaba en los glaciares, hoy en día va disminuyendo. Al mismo tiempo, llueve de forma más irregular. Cuando ocurre esto, no hay más remedio que regular. Manolo Toharia lo explica en un libro sobre el clima que yo recomiendo. La falta de regulación natural tienes que suplirla con regulación artificial.

    P.- ¿Los regadíos son sostenibles, en tanto que consumen casi el 80% del agua disponible?
    R.- -Creo que son imprescindibles para asegurar la producción alimentaria. Pero tienen que ser regadíos eficientes, que produzcan la máxima cosecha con el mínimo consumo. Hay un problema que nace de la conciencia errónea de que el agua es un bien libre e ilimitado. Eso no lo ha superado la humanidad. Recuerdo que cuando estudiaba Economía se decía que bienes libres son aquellos que por ser ilimitados no tienen valor y por lo tanto no tienen precio. Por ejemplo, el agua y el aire. Eso estaba en los libros. No sé si el aire sigue siendo muy libre, tengo mis dudas; pero el agua no lo es. Por eso, insisto mucho en que esta Expo puede poner un ladrillo más en el comportamiento de la humanidad. Debemos ser capaces de utilizar las cosas de una forma más racional para que no tiremos los recursos. Aunque tú puedas pagarlo, el mundo no puede aguantarlo. Por eso creo que la agricultura es sostenible cuando lo es. Lo que no es sostenible no es asegurar la producción de alimentos. Ahora, si hablamos de España…

    P.- O de la cuenca del Ebro…
    R.- O del Ebro, me da igual. La cuenca del Ebro aún se puede regular mucho. Pero hay que ver para qué regulamos. Porque si regulamos para regalar el agua para producir excedentes, eso es un disparate. Si regulamos para producir alimentos que hacen faltan, es una necesidad. Fíjese si la diferencia es importante. Hoy en España, en general, somos excedentarios en producción alimentaria, y la producimos además porque estamos subvencionamos, si no, no la produciríamos. Ahí incluyo todos los productos.

    P.- Bueno, unos más que otros.
    R.- Muy poquitos. A mí me parece, por tanto, un disparate regar con agua gratis o semigratis, que no recoja el precio de verdad del invento, para producir productos subvencionados por la UE, y para que además los que vengan a trabajar en determinadas áreas de producción sean inmigrantes; que es lo que está pasando en muchos puntos del país. No sé si usted está de acuerdo o no, pero lo que digo es la verdad de la milanesa. Pero lo que digo y lo que quiero destacar es que lo primero es poner el agua a su precio.

    P.- En la exposición de Zaragoza se van a juntar proyectos como la presa de las Tres Gargantas de China; el problema de colmatación en el delta del Nilo; o la situación de Shanghai, donde no se puede beber agua del grifo en un hotel de cinco estrellas. Habrá una colisión de modelos. ¿Van a conseguir una síntesis de políticas tan dispares, que demuestran que cada país hace lo que quiere o puede?
    R.- Como le dije antes, pretendemos ser un foro de acogida. Que cada uno cuente lo que está haciendo y lo que quiere hacer, para que al final seamos capaces de sacar un libro de conclusiones y de recomendaciones. Me gustaría que Zaragoza quedase como un referente para el futuro. Que se traten en serio los problemas del agua y de la sostenibilidad. Me habla de China. Hacer que funcione al mismo ritmo el desarrollo económico y el ambiental es muy complicado. De hecho, los países avanzados lo hemos hecho como hemos podido. ¿Qué hemos hecho? Primero beber, luego comer, y después tener industria. Ahora nos despertamos y nos damos cuenta de que tenemos los ríos hechos una porquería y que hay que depurar. Esto ha sido en los últimos 20 años, cuando empezamos a atacar el problema. Cuando tenemos la renta en 25.000 dólares. Pero cuando la teníamos en 3.000 dólares no podíamos hacerlo porque no podíamos pagarlo.

    La Verdad.es
    (Murcia)

  2. Segura Says:

    Pues menudo sinverguenza.

  3. La Expo desde abajo. « Zaragoza… me mata!. Says:

    […] blog desde Destruir Zaragoza cuyo nombre es La expo desde abajo. Cuya entrada dedicada a Roque Gistau me ha chocado bastante, no tiene […]

  4. Mercedes Says:

    NIÑO ACCIDENTADO EN LA EXPO

    En primer lugar, me gustaría expresar mis condolencias a las familias del niño ahogado y del joven muerto en el Palacio de Congresos.

    El pasado 28 de junio, mi familia y yo visitamos la EXPO por segunda vez en compañía de unos amigos, planificamos la tarde con tres visitas “importantes” por poner un calificativo, ALEMANIA, ICEBERG Y HOMBRE VERTIENTE, pues bien, después de hacer dos horas de espera para entrar en el pabellón de Alemania, nos dirigimos hacia las gradas del Ebro con el fin de coger sitio, principalmente por los niños, en el camino nos encontramos con el pabellón de América Latina y mi hijo el mayor (13 años), al ver que no había fila para entrar propuso la visita y como íbamos bien de tiempo a todos nos pareció bien y entramos.

    Para quien no conozca el pabellón, explicaré que es muy grande, hacía un calor agobiante, y vas ganando altura a través de unas rampas laterales con una especie de plazas de los distintos países. Al llegar arriba vimos la copa de una gran palmera que estaba plantada en la planta de abajo y al ser tan grande habían hecho un agujero en el techo (suelo de la primera planta) alrededor del cual habían puesto una valla para que los visitantes pudiéramos ver la palmera desde arriba. Pues bien me pareció bonito el marco de las hojas de la palmera saliendo desde el suelo para una fotografía y no lo dudé, yo que andaba cámara en mano retratando cuanto me parecía bonito para recordar, le dije a uno de mis hijos pequeños (tengo unos trillizos de 8 años, dos niños y una niña) – Fernando, ponte ahí con Pilar (una de las hijas de los amigos que nos acompañaban) que os hago una foto, y mientras enfocaba a los niños MI HIJO FERNANDO DESAPARECIÓ, el niño se refirmó en la valla y ésta que no sé qué tipo de sujeción tenía, (si la tenía), se vino abajo precipitándose mi hijo de espaldas unos cuatro metros abajo aproximadamente.

    El resto: El grito de mi marido (que como los demás esperaba a que disparase la fotografía) ¡FERNANDOOO!, y corrió desesperado por la rampa para llegar hasta él, cosa nada fácil pues se metía por las plazas en su afán desesperado de llegar hasta el niño y éstas que no tenían salida le obligaban a retroceder, cuando llegó hasta él unos jóvenes (que me imagino se llevarían el susto de su vida) lo recogieron de los pies de la palmera en su instinto de socorrer a mi hijo y lo sacaron de “la maceta”, mi marido no dejó a mi hijo moverse del suelo por miedo a que tuviera alguna lesión en el cuello o columna. Lo que yo ví al asomarme fue a mi hijo en el suelo llorando y llamándome, y un cerco de sangre en el bordillo de cemento que hacía de macetero de la gran palmera. Mis gritos y los de mis otros hijos era el sonido que se podía escuchar ante la mirada atónita de los visitantes que en ese momento se encontraban allí. Algunos se esperaron hasta que vinieron los servicios médicos, cuya espera se hizo eterna, tanto que yo misma llamé a Bomberos (mi marido es bombero) pidiendo que enviasen la ambulancia con la mala suerte de que estaba en otro servicio. No obstante la enviaron, pero ya había llegado la del 061. No sé el tiempo que tardó la ambulancia en llegar (aunque en esos momentos los minutos parecen horas) y no voy a enjuiciar la atención recibida porque fue del todo correcta, tanto por los médicos como por los voluntarios que nos atendieron. Pero lo que sí he de decir es que en ningún momento nadie se presentó como responsable del pabellón ni de la EXPO.

    Los amigos que nos acompañaban se llevaron a mis otros tres hijos y a sus hijas pues estaban presenciando algo que difícilmente olvidarán. Nosotros seguíamos en el centro médico de la EXPO, pidieron una UVI para el traslado al Hospital Infantil, mi niño se quejaba de dolor de cabeza, de tripa y espalda y lo que nosotros pasamos en esos críticos momentos sólo nosotros lo sabemos. Mientras atendían a mi niño a mi marido le dio un bajón, pues había estado con él hasta que llegaron los médicos haciéndose el fuerte, diciéndole que no era nada, él por su trabajo está acostumbrado a ver accidentados, pero ver a tu propio hijo es totalmente distinto. Afortunadamente, se le pasó enseguida. En el traslado al Infantil no nos dejaron acompañarle por lo que se fue llorando y nosotros nos quedamos muy angustiados. Cuando nos dieron el resultado de las pruebas, tan “solo” tenía el traumatismo craneoencefálico, una fractura de cráneo, una brecha de unos 8-10 cm. y magulladuras en el lado izquierdo. Al haber fractura tuvieron que avisar al neurocirujano. Al salir del quirófano después de coserle la brecha, y ver al niño despierto, respiramos algo más tranquilos, nos dijeron que no era necesario llevarlo a la UCI y que lo dejaban directamente en planta, lo cual nos alivió enormemente la angustia.

    El resultado final del accidente fue, tres días en el hospital, una semana de playa pagada y perdida (teníamos las vacaciones en julio) y un verano lleno de limitaciones, no bici (este año los reyes habían traído bicicletas nuevas), no fútbol, no tirarse de cabeza en la piscina, no bucear y mucho cuidado con los golpes. Vamos un desastre.

    A todo esto sólo quiero añadir un comentario, los responsables EXPO se han apresurado a decir que el niño ahogado no estaba en el recinto, y que Héctor había pisado donde no debía, pero:

    – ¿QUIEN HA DICHO QUE LA VALLA EN LA QUE SE REFIRMO MI HIJO ESTABA MAL SUJETA O CARECIA DE SUJECION ALGUNA?
    – ¿QUE MEDIO DE COMUNICACIÓN HA HECHO PUBLICO ESTE ACCIDENTE RELATANDO LAS CIRCUSTANCIAS QUE LO RODEARON?

    – ¿SE TENIA QUE HABER MATADO MI HIJO O HABER QUEDADO PARALITICO PARA QUE SE HUBIERA INFORMADO DEL ACCIDENTE EN LOS MEDIOS?

    – ¿PORQUE, SI EN VISTA DE QUE NO SE DECIA NADA AVISAMOS A DISTINTOS MEDIOS (El Periódico de Aragón, Heraldo de Aragón (que sacó una mini nota informativa con datos unos no eran correctos y otros ni siquiera nosotros conocíamos y luego dicen que nos recibimos el alta médica cuando lo que recibimos fue el alta hospitalaria, Aragón Televisión, Antena 3, Radio Ebro) y NINGUNO SE HA DIGNADO EN DECIR ABSOLUTAMENTE NADA)

    – ¿PORQUE EN HERALDO DE ARAGON Y EN ARAGON TELEVISION HACEN AMPLIOS REPORTAJES DEL CENTRO MEDICO EXPO Y TAMPOCO HACEN NINGUNA REFERENCIA? (He de decir que no tengo conocimiento de que algún otro medio hay hecho reportaje alguno específico acerca de las asistencias dadas en el centro médico EXPO).

    – ¿QUE TIPO DE CENSURA INFORMATIVA ES ESTA?

    Aquí hay una serie de negligencias y en mi opinión corresponde pedir responsabilidades al arquitecto que diseñó la valla y su sujeción, al técnico que la colocó y no la sujetó ó la sujetó mal y al arquitecto que supervisó los trabajos y dio el Visto Bueno y el Final de Obra, pues digo yo que si hubiera supervisado bien esto no habría ocurrido (si hay alguien más implicado en esta responsabilidad yo lo desconozco).

    Ahora las vallas están reforzadas con unas barras por detrás, pero lo lamentable es que se ponen los remedios cuando ya se han producido los accidentes, los cuales se podrían haber evitado. Nosotros hemos tenido “MUCHÍÍÍÍSSSIMA SUERTE”, mi hijo podía estar enterrado, pero a HECTOR la suerte no le acompañó. Rezo por él y su familia, toda una vida por delante se ha visto rota de la forma más inesperada.

    Tengo que decir que mi hijo recibió la visita en el hospital de dos trabajadoras de la oficina del comisario y obsequiaron a mi hijo con unos detalles, al hospital llamó por teléfono Isabel (responsable del centro médico), al día siguiente de hablar yo en la cadena SER recibí la llamada de ROQUE GISTAU y de ORTEGA (casualidad ¿no?), y pasados unos días el único que se interesó por la recuperación de mi niño fue J.A, Belloc que previamente había enviado un regalo a mi hijo al hospital, con una carta para el y otra para nosotros sus padres.

    Reconocer los errores cometidos y dar la correspondiente difusión es algo que honraría a los responsables, ya que no deben olvidar que en el sueldo les va la responsabilidad, el éxito, el fracaso y el dar explicaciones.

    La conclusión y valoración que saco de todo lo sucedido es que mi hijo se tenía que haber matado ó sufrir lesiones graves irreversibles para que la gente se enterase de que un trabajo mal diseñado y mal realizado había acabado provocando un accidente, pues aunque sigo llorando, porque a mí no se me ha pasado, prefiero que mi hijo y haya sido IGNORADO, aunque una brecha en la cabeza le recuerde su paso por la EXPO durante toda su vida.

  5. laexpodesdeabajo Says:

    Me alegro Mercedes que al final lo de tu hijo no haya sido grave y todo haya quedado en unas heridas curables, unas vacaciones perdidas y un susto tremendo.
    Lamentablemente, las cosas en esta expo se han hecho de manera muy chapucera. Entre las prisas por acabar las obras y el entramado de subcontratas entre las que se reparten los beneficios, lo raro es que no haya más accidentes (o quizá es que no nos enteramos…)
    Precisamente, el hecho de ver la censura que había en los medios sobre todo lo relacionado con la expo fue lo que nos llevó a crear este blog. Espero que a partir de ahora no tengamos que informar de más accidentes porque no los haya.
    Un saludo
    Javier

  6. laexpodesdeabajo Says:

    hemos trasladado el tema del niño accidentado a una entrada propia en el blog:
    https://laexpodesdeabajo.wordpress.com/2008/08/12/accidentes-con-doble-rasero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: