ALFREDO OLLERO: “SI LA NAVEGACIÓN FRACASA, HABRÍA QUE QUITAR EL AZUD”

EL PROFESOR ALFREDO OLLERO CONVERSA CON DIAGONAL ARAGÓN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL EBRO EN LA ZARAGOZA DE LA EXPO

Eduardo Navarro / J.M. Dorado

PRIMO ROMERO / DRAGADO DEL EBRO

Foto: Primo Romero / Dragado del Ebro 26.07.08

Alfredo Ollero Ojeda, profesor titular de Geografía Física en la Universidad de Zaragoza, experto en el río Ebro (sobre el que realizó sus tesis doctoral) y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), ha tenido la amabilidad de recibirnos en su despacho y contestar a las preguntas de Diagonal Aragón en relación a las intervenciones que se están realizando en el Ebro con motivo de la Expo. Queríamos sobre todo aclararnos con el polémico tema del dragado, entre otras cuestiones y, por usar una metáfora veraniega, hemos aprendido que el efecto de dragar el Ebro vendría a ser parecido al de hacer hoyos en la arena de la playa: la siguiente ola siempre vuelve a rellenar nuestro hoyo.

—Debido a la imposibilidad de que los barcos de Turismo Ebro Fluvial llegaran hasta la Expo, se ha dragado por tercera vez el río. ¿Cuál es su impresión sobre este último dragado?

—No bajo todos los días para ver lo que están haciendo en el río porque me pongo malo. No he realizado un seguimiento porque no me han dejado ni tampoco he pedido un permiso especial para hacer mediciones. Creo que había que haber hecho mediciones antes, durante y después del dragado. No sé si las batimetrías [medidas de la profundidad] que se están realizando van a ser públicas, pero hasta ahora no tenemos conocimiento de los resultados, pues incluso se restringió la entrada un poco antes de empezar las obras. Así que no hemos tenido acceso al cauce del río ni para poner indicadores y va a resultar difícil saber los efectos que este dragado va a tener al final.

Foto: Edu Navarro / Catamarán Félix de Azara amarrado en el embarcadero de Vadorrey 12.08.08

—¿Considera que este dragado ha sido más agresivo que los anteriores?

—No hay posibilidad actualmente en España de hacer un dragado de forma selectiva. Igual en otras partes de Europa sí, lo desconozco, pero aquí no se realizan con cuidado estos trabajos. A la persona que maneja la excavadora le dicen cuánto tiene que sacar de una determinada zona y se limita a cumplirlo.

—En su opinión, ¿estaba justificado este último dragado para retirar los materiales debidos a las obras de los puentes?

—Si realmente la culpa del último dragado la tuvieran las penínsulas de los puentes (que yo estimo que son sólo responsables de un 10-12% de los materiales depositados) habría que haber pintado todas las piedras usadas en dichas penínsulas para retirarlas posteriormente. Pero ahora están mezcladas con las que el propio río ha arrastrado. La ley obliga a retirar los materiales a la empresa constructora de un puente, pero no se puede distinguir qué materiales proceden de las obras del puente y cuáles no. Un juez podría decidir en un sentido u otro. Pero incluso si, como sostiene la versión oficial, los materiales proceden de las penínsulas de los puentes, ¿de dónde sacaron dichos materiales para hacerlas? ¿Del Gállego? Pues lo más probable es que fue del propio Ebro, porque no se aprecia ninguna diferenciación con el resto de los materiales del río. Así que si las gravas y arenas empleadas fueron sacadas del propio lecho del Ebro, lo lógico es que el río las devuelva a su propio cauce.

Foto: Esperanza Torres / Dragado del Ebro 30.07.08

—Sin embargo, ha habido también peticiones como las del Club Helios para que se hiciera un dragado más extenso, no sólo por la cuestión de los barcos.

—El río forma naturalmente barras, como la del Club Helios, en las que se depositan materiales ordenados por tamaño (los mayores más arriba) e inclinados en pendiente. Muchos de esos materiales vienen de barras formadas aguas arriba, como en Juslibol.

En los dragados del año pasado se tuvo la suerte de que no hubiera crecidas en invierno y el río dejó los materiales estables hasta el aumento del nivel en primavera, que fue mínimo, muy por debajo del umbral de desbordamiento. Sin embargo, como ya habíamos advertido, bastó esa pequeña crecida para que el río rellenara con materiales lo anteriormente dragado. Se dice que en esa zona ha subido 20 cm el nivel de las gravas, aunque la barra a la altura de Helios siempre ha existido, como se puede apreciar en una fotografía aérea de 1927. También se dice que en el puente de Santiago ha subido un metro en 80 años, pero lo que no se tiene en cuenta es que entonces por fuerza ha bajado el nivel del fondo en el otro lado del río, por ejemplo, justo enfrente de Helios. Lo que ocurre es que el cauce del río se está irregularizando con todas estas intervenciones y el Ebro siempre tiende a compensar intentando hacer meandros aunque la ciudad ya no le deja.

—Según un informe de la empresa SERS para el Ayuntamiento firmado por el ingeniero Carlos Zorraquino, este dragado era necesario debido a las últimas crecidas y no será necesario dragar anualmente.

—No he tenido acceso al informe completo. Tenemos problemas para conseguir la información de modo directo, estoy con muchos otros trabajos y no puedo dedicarme a buscar esta documentación que digamos no es de fácil acceso. De lo que conozco del informe, pongo en duda que no haga falta hacer más dragados y que esta práctica se lleve a cabo para restituir el estado original del Ebro. Sospecho que el Ayuntamiento y Expoagua tienen numerosos informes sobre el dragado que sostienen distintas opiniones y sólo sacan a la luz de vez en cuando los que les interesan.

—¿Conoce el coste del dragado?

—Me resulta difícil hacer una estimación al no ser mi campo, pero el del año pasado costó unos 360.000 euros, y el de este año calculo que puede ser una cifra similar, pues aunque hayan sacado menos material han tenido que meter las pontonas que son más caras. En mi opinión personal el dragado es perder el tiempo y el dinero, cosa que me parece muy objetable porque es mi dinero, el dinero de todos los ciudadanos, para una actividad privada que puede o no ser rentable.

Foto: Expoagua / Construcción del Azud del Ebro

—Aparentemente, el Ebro está presentando muchas dificultades al plan de navegación de la Expo. ¿A qué cree que es debido?

—Cuando se compara al Ebro con otros ríos europeos navegables como el Támesis o el Sena se les olvida mencionar ciertos detalles. El Támesis es un estuario y es navegable de la forma que lo pueda ser la ría de Bilbao. El Sena a su paso por París hace muchos siglos que dejó de ser un río: es un canal con su lecho hormigonado.

El Ebro es un río mediterráneo cuyo cauce es inestable por naturaleza. Además, su lecho no es compacto, como lo sería si fuera de roca o de arcillas cohesionadas. Está formado por gravas y arenas, que son móviles por naturaleza y al extraerlas el río tiende a reponer todo lo que saques. De lo que he podido ver de los estudios de impacto ambiental del azud y de las riberas, ninguno de los presentados por Expoagua al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) contenía un análisis granulométrico, indispensable para conocer el tamaño de los sedimentos y su transporte en calidad y cantidad. También carecían del estudio de impactos geomorfológicos; sólo se había considerado el impacto sobre la flora y fauna en las riberas pero no se evaluó el impacto en el cauce del río.

—Normalmente, ¿qué criterios se aplican para dragar un río?

—Todos los pueblos piden dragados; lamentablemente, ya que son fundamentales para el ecosistema fluvial, las gravas se consideran que no valen nada, que son la basura de los ríos junto con la maleza arbustiva, y la cultura popular solicita estas actuaciones de limpieza como previsión de las inundaciones. Pero la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) es partidaria en los ámbitos rurales de otro tipo de soluciones, como el retranqueo de motas [montones de tierra de altura media con los que se detiene o se desvía el paso de una corriente de agua] y los cauces de alivio. La extracción de áridos está muy limitada, justificada sólo para material de construcción y en zonas de fácil recuperación, siempre mejor en depósitos de terrazas que en el cauce fluvial.

Sin embargo, esos principios no se aplican en el Ebro a su paso por Zaragoza. Existe una Comisión Técnica por parte de la CHE, en la que participo. Tras la crecida de junio pasado y el aviso de un nuevo dragado, esperábamos una nueva convocatoria, pero esta no se ha producido.

—Entonces, ¿se puede afirmar que las administraciones públicas están incumpliendo la Directiva Marco con el dragado?

—No exactamente, porque existe una pequeña trampa. La misma directiva europea establece que si un tramo de un río está muy modificado se considera irrecuperable: ya nunca podrá recuperar un estado óptimo y tendrá que conformarse con alcanzar un potencial ecológico, así que se puede seguir modificándolo. Es lo que sucede con el Ebro en Zaragoza. Por eso se ha podido construir un azud.

—Ya que menciona esta obra, si el plan de navegación fracasa tal y como está concebido ¿qué cree que se debería hacer con el azud?

—En otros sitios, como en Francia y recientemente en el norte de Navarra, se han confeccionado listados de azudes y presas sin uso en la actualidad por haber expirado su vida útil y se ha emprendido la restauración del río en esos lugares demoliendo los azudes. En el caso del azud en Zaragoza, no tiene utilidad hidroeléctrica ni otra aplicación que la de la navegación, que parece ser que resulta insuficiente si sólo puede ir de Vadorrey hasta el puente de Piedra. Por lo tanto, lo lógico sería quitarlo en un futuro.

—Y, de conservarse el azud, aún después de todo, ¿qué efectos puede tener sobre el curso del río?

—El azud es un juguete que nos han dejado a los científicos para que hagamos modelos, pero no podemos predecir el comportamiento exacto. Parece previsible suponer que facilitará una sedimentación aguas arriba. Esto elevará el lecho del río haciendo necesarios más dragados. También podría facilitar las inundaciones en la zona de Vadorrey.

Hay que tener en cuenta también el efecto del canal de navegación en la solera del puente de Piedra. Al desviar el agua con fuerza por un arco se produce un efecto erosivo muy fuerte. Por el contrario, en el resto de las arcadas se tenderá a depositar materiales. Así pues, cabe esperar que se abrirá una poza en la zona del puente de Hierro en la margen derecha mientras que se irá rellenando la del Balcón de San Lázaro.

Aguas abajo el azud facilitará la erosión. Existe una isleta central ya, que corresponde al antiguo fondo que está ya quedando colgado, pues el río va formando dos brazos laterales de erosión. La isla irá creciendo con el tiempo mientras se forman dos pozas a cada lado. También afectará al río Gállego, que se encontrará un desnivel de un metro en su desembocadura. Éste iniciará un proceso de erosión remontante para suavizar su pendiente, comiéndose material de su propio cauce.

Pero no tenemos un modelo predictivo del comportamiento del río con el azud para casos de crecidas extremas como la de 2003. Lamento que no se haya trabajado en un estudio previo más serio con geólogos e ingenieros fluviales. Si después de la Expo el azud no se retira, al menos espero que desde Europa se obligue a una serie de medidas compensatorias por el deterioro hidromorfológico del río, mejorando su estado no sólo en el tramo urbano sino aguas arriba y abajo.

—¿Cómo afectan todos estas nuevas infraestructuras en Zaragoza en caso de crecidas del Ebro?

—La directiva europea sobre inundaciones data de 2007 y es por tanto posterior a la construcción del recinto Expo en el meandro de Ranillas. En esta directiva se aboga por mantener el papel de las llanuras de inundación para reducir los riesgos. Supongo que estos edificios se han construido tanto en superficie como en profundidad pensando en la inundabilidad de dicho espacio. El comportamiento del pabellón Puente, que ha habido que reforzar, es más difícil de predecir. Está muy próximo al nivel de las aguas y en una crecida podría hacer un efecto de presa aguas arriba.

Para evaluar los riesgos siempre hay que tener en cuenta la peligrosidad, la exposición y la vulnerabilidad de los procesos. Convivimos con el río y en algunos casos, como en el Actur, vivimos dentro de él. Hay que mantener a la población informada pero sin alarmismos. La directiva europea exige tener mapas de zonas inundables de toda Europa en 2013 y la CHE ya ha comenzado a realizarlos. Algunos barrios de Zaragoza son inundables, aunque toda ciudad, por ser un entorno impermeabilizado artificialmente, es potencialmente inundable ante riadas y lluvias torrenciales.

Actualmente contamos con el SAIH (Servicio Automático de Información Hidrológica) que nos permite tener prácticamente información en tiempo real del caudal del Ebro. Desde el paso por Castejón de una hipotética riada tenemos dos días para poder tomar las medidas necesarias e incluso evacuar a la población si hiciera falta.

—¿A qué medidas se refiere?

—Son medidas como las de retirar motas o romper defensas que ya se han probado en las pasadas crecidas de abril de 2007 y junio de 2008 para paliar los efectos de las inundaciones en Zaragoza. En la práctica se ha optado por anegar la ribera alta de Navarra y Aragón para salvar a la Expo. De forma indirecta se están aplicando criterios técnicos de devolución de territorio al río, de recuperación del papel de las llanuras de inundación (laminar la crecida por desbordamiento), criterios que me parecen correctos y he defendido desde hace muchos años. Otra cuestión distinta son las consideraciones políticas. Los pueblos de la ribera alta se pueden quejar y con razón de que se han convertido en el embalse de seguridad para Zaragoza. Eso les impide construir en ciertas zonas y buscar otro tipo de actividades económicas fuera de las agrícolas, que están en franco retroceso. Pero se podría aplicar el concepto de territorio-riesgo [espacio geográfico acotado con una cuantificación del grado de riesgo por zonas] para estas zonas susceptibles de inundaciones preventivas. Esta figura ya existe para los pueblos en las laderas del Etna, en Italia: todos los años, haya o no erupción volcánica, reciben una compensación económica. Es una decisión política. Lo importante es no ocultar información con fines especulativos.

—¿Qué espera de la denominada Carta de Zaragoza, el documento que recogerá las conclusiones de la Expo del Agua?

—No espero gran cosa. No me gustan ese tipo de documentos: grandes ideas, declaraciones de intenciones políticas, pero sin aplicaciones técnicas a los problemas locales. Sólo he participado una vez en la Tribuna del Agua, invitado desde Madrid, todo sea dicho, para hablar sobre las afecciones hidromorfológicas en los ríos europeos. Como congreso científico no tiene ningún interés y personalmente no me he sentido muy cómodo con los comentarios de algunos comisarios sobre las personas que hemos criticado algunas actuaciones en el Ebro. Creo que el debate podría haber sido mucho más rico.

Foto: Edu Navarro / Concentración contra el dragado del Ebro en Zaragoza 03.07.08

—¿Cree que las opiniones contrarias a la Expo han tenido suficiente eco público?

—Desde mi experiencia creo que la prensa ha intentado, en general, algunos medios más que otros, compensar las opiniones oficiales. El problema es que ha habido poca gente que se haya querido comprometer opinando en contra. No es que seamos siempre los mismos los que damos opiniones contrarias a las de las instituciones. Es que detrás hay mucha más gente que no puede o no se atreve a apoyarlas, porque trabajan en instituciones o empresas vinculadas a estas actuaciones. En la Universidad siempre he disfrutado de plena libertad e independencia. No me mueven otros intereses que los científicos y la defensa del Ebro, que fue el tema de mi tesis. Las otras opiniones son respetables pero la ciudadanía ha de saber que tienen intereses económicos detrás.

—¿A qué se dedicará en el futuro, profesor Ollero?

—Si los trabajos que dirijo me lo permiten, me gustaría escribir un libro sobre Ríos Maltratados, ya que el estado general de nuestros ríos es lamentable y su deterioro sigue en aumento.

De momento habrá que esperar a ver cómo termina el capítulo dedicado al Ebro.

Como complemento a esta entrevista, recomendamos las siguientes lecturas:

“Lecciones del Ebro” del profesor Ollero.

Noticia en Heraldo de Aragón [08.10.07]
Expertos universitarios niegan que el nivel de las riadas suba por el acúmulo de gravas

Noticia en Heraldo de Aragón [05.08.07]
“Hacia la destrucción del Ebro”
Artículo de Alfredo Ollero, Francisco Comín, Diego García de Jalón y Marta González del Tánago

Anuncios

7 comentarios to “ALFREDO OLLERO: “SI LA NAVEGACIÓN FRACASA, HABRÍA QUE QUITAR EL AZUD””

  1. José Antonio Domínguez Says:

    Mis felicitaciones por la entrevista a los entrevistadores y al entrevistado.
    Un abrazo a todos.

  2. LECCIONES DEL EBRO | Barracuda Says:

    […] de Geografía Física, Universidad de Zaragoza Miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua. Entrevista a Alfredo Ollero [La Expo desde Abajo] Razones contra el dragado Informe científico contra el dragado EN BUSCA DE […]

  3. Sociólogo Socio Listo Says:

    Cuanto sabe estos payos que estudian numericos e incluso piedrecicas y la huerva…me voy para la expo que mi han dao entrdas.

  4. laexpodesdeabajo Says:

    texto revisado el 26.08.08

  5. Ismael Sanz Says:

    Ánimo Alfredo!!
    Gracias por defender el río de forma científica y desde el conocimiento de lo que se dice con muchos años de experiencia en el tema.
    Cuando se defiende el medio ambiente se nos defiende a todos los ciudadanos.
    La Expo sostenible del 2008 a dañado el Ebro en su parte urbana y los efectos se notarán durante décadas.
    Tendremos que hacer otra expo para reparar el tratamiento erróneo que se ha dado al Ebro. ¿ cuando aprenderemos a hacer bien las cosas a la primera ? Ojalá nuestros políticos escucharan mas a la sociedad en temas ambientales y en otros…
    El equilibrio entre desarrollo y sostenibilidad hace tiempo que está roto y la distancia crece día a día.
    ¿ cuanto más podremos seguir así ?

  6. ANGEL Says:

    ECOCARCLEN , SL CIF B70015607
    POETA MAHIA 16
    15220 BERTAMIRANS – SANTIAGO DE COMPOSTELA
    (A CORUÑA)
    TEL & FAX 034881979554 MOV 606948806
    CORREO ECOCARCLEN@GMAIL.COM
    WEB http://WWW.ECOCARCLEN.JIMDO.COM

    OFERTA MATERIAL DE OCASION

    Muy Sr(es) nuestro(s):
    Nos dirigimos a Vds con el fin de ofrecerle material de laboratorio de ensayos de hormigón y granulometrico que desglosamos a continuación y también mediante fotos adjunta en el encabezamiento , JUEGO TAMIZES PARA CLASIFICACION DE COMPONETNES PARA FORMULACION HORMIGON Y CONO DE ABRAMS Y BARRA PARA MEDIR CONSISTENCIA DE HORMIGON U MORTERO FRESCO :

    CONO DE ABRAMS
    BARRA METALICA METALICO 1 CONO
    TOTAL 100.00

    JUEGO TAMIZES
    50/40/32/25/20/16/12.5/10
    8/6.3/5/4/3.2/2.5/2/1.6/1.25
    0.8/0.63/0.4/0.32/0.25/0.20
    0.160/0.100/0.080/0.040
    FONDO ACERO INOXIDABLE
    CONTROLS 28 TAMIZ
    TOTAL…………………1.400,00
    TOTAL EUROS 1.500.00

    Agradeciendoles de ante mano su colaboración aprovecho es ocasión para saludarles

    Atentamente cAMILOl G Carballal

  7. Rafa Says:

    Desde “Torrolate” desearíamos entrar en contacto con el profesor Ollero.
    Tenemos una dirección pero ya no funciona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: